En Francia, nuestros clientes están incrementando notablemente su actividad de alquiler de plataformas de trabajo C-2000 y C-3000, gracias a las ayudas del gobierno francés a las comunidades de vecinos para el aislamiento de fachadas. Este aislamiento se realiza sobre la fachada antigua y, sin necesidad de ninguna preparación previa, se aplican unas placas de unos 50 cm de espesor, formadas por un producto aislante adherido o fijado mecánicamente (o ambas cosas a la vez) sobre el muro, que se protege con un revestimiento formado por varias capas, una de las cuales contiene un refuerzo. El revestimiento se aplica directamente al panel aislante, sin intersticios de aire o capa discontinua. Este sistema está diseñado para dotar al edificio de un buen funcionamiento térmico al evitar todos los puentes térmicos y convertir el muro de cerramiento en un acumulador de calor, mejorando sustancialmente la inercia térmica del edificio, logrando además un importante ahorro energético, protegiendo al edificio de las inclemencias climatológicas y evitando el deterioro de las fachadas. Para la colocación de este tipo de revestimiento es muy importante la estabilidad y el poder cargar un volumen importante de material, por lo que la utilización de los andamios CAMAC es la solución más eficaz, tanto a nivel de rentabilidad como de ejecución de obra. En un caso concreto, en donde se tenía que anclar encima de la misma placa aislante,  CAMAC diseñó un sistema de anclaje especial que permitía anclar sobre la placa sin romper el puente térmico.